El CRAS, mezclado con el porcentaje adecuado de agua (agua fresca, que nunca supere los 10 ó 12 grados en verano) provoca, por reacción química de alto poder, una enorme tensión expansiva, superior a las 7.000 TM. Generalmente son son suficientes de 500 á 3.000 TM para demoler todo tipo de roca y hormigón.


El CRAS produce la rotura:

  •     De una forma segura
  •     De una manera precisa
  •     Con vibración “0”
  •     Sin explosión
  •     Sin ruido de martilleo ni temblor
  •     Sin gases
  •     Sin chispas
  •     Sin problemas de accesibilidad
  •     Sin contaminación
  •     Sin atentados ecológicos 

    Además, no paraliza ningún trabajo en la obra.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted